Cómo Costa Rica construyó un modelo de innovación para la atracción de semiconductores

Costa Rica.- En el periodo entre 1995 y 1996, la visión proactiva del entonces presidente de Costa Rica, José María Figueres Olsen, marcó un hito al volar a Santa Clara, California, en Estados Unidos, para convencer a Intel de instalarse en el país, diversificando el tejido industrial hacia semiconductores. Este cambio, respaldado por incentivos únicos, talento local y compromiso, transformó al país centroamericano en un jugador clave en la industria global.

Timothy Scott, director de Asuntos Gubernamentales para Intel en Costa Rica, aseguró a DPL News que desde la llegada de la compañía se ha dado un “cambio paso a paso, que implicó la visión del presidente y también un compromiso por cumplir lo que se había propuesto. Ya había experiencia y talento para arrancar fácilmente, teníamos incentivos únicos en la región y había la disposición. Esto hace que otras compañías consideren a Costa Rica”.

Destacó que la relación de Intel con Costa Rica se trata de un “ganar-ganar”, ya que, por un lado, se instauraron prácticas de seguridad y una transformación de la cultura de innovación durante la construcción de la planta de Intel, las cuales han permeado a otras empresas e industrias del país. Por otro lado, Intel es una de las tres más grandes empresas por su aportación al PIB, siendo líder en exportación de investigación y generando más de 3 mil empleos directos y más de 4 mil indirectos.

dplnews Centro logistica Intel Costa Rica mc2224

Al respecto, aseguró que la colaboración con el gobierno es esencial para garantizar condiciones propicias. El trabajo conjunto aborda estrategias de semiconductores, formación de talento y diálogo internacional, fortaleciendo el ecosistema y atrayendo inversiones.

La expansión de la siliconomía, concepto presentado por Pat Gelsinger, CEO de Intel, y que ha llevado los chips a toda clase de dispositivos cotidianos, crea oportunidades para América Latina. Scott consideró que existe una importante oportunidad de ampliar la colaboración regional, capitalizando las ventajas competitivas de cada país, lo que podría impulsar un foro latinoamericano dedicado a la innovación en semiconductores.

En cuanto a la creciente importancia de los chips en la economía, Scott señaló que la pandemia reveló la relevancia de la industria de semiconductores en un mundo interconectado. La interrupción en la producción automotriz y la necesidad de trabajar y estudiar desde casa resaltaron el valor de invertir en chips.

Santiago Cardona, director de Intel México, coincidió en que los cambios en la geopolítica internacional y el surgimiento de la Inteligencia Artificial (IA) son factores que han contribuido a convertir a los chips en un componente relevante de la economía mundial.

La pandemia reveló también cuánto se dependía de un único continente para la fabricación de toda clase de dispositivos y “fue una llamada de atención para darnos cuenta que si no hacemos algo, tendríamos problemas continuamente”, por lo que comienza a desarrollarse la relocalización de las cadenas de suministro.

En cuanto a la IA, se da un punto de inflexión en noviembre de 2022 cuando se presenta ChatGPT, lo que permite que la IA Generativa llegue como una herramienta disponible para todos, “de modo que el público se da cuenta de lo que puede hacer para transformar el mundo, desde la educación, la industria, para el bienestar o incluso para el mal”, explicó Cardona.

Si te gusta la tecnología visita mi página http://www.mmci.com.mx