Los juicios en México podrían ser resueltos más rápidos con IA

Legal tech es un término que cada vez comienza a sonar más en el país y la incursión de estas tecnologías podría eficientar y agilizar los procesos jurídicos.

En México los procesos legales pueden tardar meses, o incluso años. En 2022, la secretaría del trabajo Luisa María Alcalde, reconoció que en el país hay atorados medio millón de juicios laborales. Y José Luis Rodríguez, secretario del trabajo de la CDMX, también dijo que en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la capital se tienen alrededor de 140,000 expedientes rezagados; teniendo casos que tardan en resolverse hasta 6 años y hay algunos que llevan hasta 10 años.

Pero este no solo es un problema que aqueja a las dependencias gubernamentales, sino también a las empresas privadas. Por ejemplo, Atento es un call center que cuenta con más de 17,000 empleados, y una de sus grandes preocupaciones era que por tal volúmen de personas, un alto porcentaje se encontraba sin contratos formalizados.

“Elaborar y firmar contratos no es una tarea sencilla”, explicó Andrés Girault, CEO de Ali Tech, empresa de IA y derecho en Latinoamérica. Esto porque, dependiendo del documento, la redacción puede tardar horas, sino es que días o semanas; y recabar las firmas aún más. En ocasiones se puede resolver en cuestión de minutos, pero en la gran mayoría de los casos requiere tiempo de traslado y organización por parte de los firmantes que puede demorar muchos procesos.

Pero el call center logró resolver el problema de sus contratos en un 100% adquiriendo tecnología, en ese caso, fue una empresa llamada LegaLario, una startup en la industria de LegalTech en México que desde 2017 ofrece soluciones legales para agilizar todos los procesos alrededor de los documentos y cumplimientos regulatorios.

Y estos son, precisamente, el tipo de problemas que se pueden resolver con Inteligencia Artificial.

La IA también se integró a lo legal

 

En México ya existen varias empresas de LegalTech, es decir, la abreviatura en inglés de tecnología legal y, como su nombre lo indica, se refiere al uso de la tecnología para mejorar y optimizar la práctica y la prestación de servicios legales.

LegaLario es una empresa mexicana fundada con el objetivo de ofrecer un software de soluciones legales para agilizar y optimizar todos los procesos que existen alrededor de un documento y los procesos de cumplimiento regulatorio.

Pero con el auge de la Inteligencia Artificial (IA) no podían quedarse atrás y recientemente anunciaron la adquisición de Ali Tech, otra empresa mexicana que lideró los primeros modelos de inteligencia artificial para documentos legales en español.

Esto porque de acuerdo con Rodrigo Gómez, CEO de LegaLario, el sector legal está comenzando una transformación a nivel mundial, en donde los abogados van a necesitar tener conocimientos de tecnologías que les ayuden con sus labores. “Así como los contadores usan Excel y los escritores Word, los abogados necesitan un programa como LegalTech”,

De acuerdo con ambos directivos, ven dos principales ventajas de incorporar IA a los procesos jurídicos. La primera es la agilización y la gestión de los documentos, pues en tan solo unos segundos se puede redactar y firmar un contrato que, de manera manual, pudo haber requerido cantidades de tiempo muy grandes.

Además, esto también reduce los costos. Gómez explicó que este ahorro de tiempo también representó un ahorro del 85% en costos por recabar las firmas de contrataciones, que van desde las horas de los abogados hasta los desplazamientos.

La segunda, es la democratización de los servicios legales. El ejecutivo ejemplificó que para cierto tipo de contratos, como un arrendamiento inmobiliario, la compraventa de un vehículo o una casa, las personas no los hacían porque tienes que pagarle a un abogado para que haga cualquier contrato.

“Muchas veces las personas preferían simplemente no hacerlo porque era muy caro, o les quitaba muchísimo tiempo el buscar un abogado y contarle su historia y que hicieran un contrato y quedaban desamparados”, dijo.

Por qué los abogados no deben usar ChatGPT

El problema no es la IA, sino que no se utilicen las plataformas adecuadas. Por ejemplo, en junio del año pasado se popularizó el caso del abogado Steven Schwartz , que fue multado por 5,000 dólares por utilizar ChatGPT para crear el informe de una demanda contra una aerolínea, pero estaba llena de mentiras.

Pero el problema no fue haber utilizado ChatGPT para redactar el documento, sino que este no es un programa especializado en LegalTech y, como aún sigue en desarrollo, también puede presentar riesgos de ciberseguridad.

En otra ocasión, Microsoft también se vio envuelto en una polémica porque un estudiante de la universidad de Stanford logró engañar a ChatGPT y el programa terminó por revelar información confidencial de la empresa.

Por ello es importante que al utilizar servicios de LegalTech e IA, los abogados se aseguren de que las empresas son verídicas, reputadas y que cumplen con las normativas regulatorias de ciberseguridad y privacidad, así como un adecuado entrenamiento de los datos de acuerdo a la regulación de cada país.